Este mundial ha sacado lo peor de nosotros. (Solo para líderes)

Este mundial ha sido el mas visto y el mas comentado en la historia gracias a las redes sociales. Al mismo tiempo, ha sacado lo peor de cada uno… por lo menos en los comentarios que me han dejado.

La semana pasada escribí un blog (lo puedes leer aquí), que me sorprendió su respuesta tanto buena como mala. Eran tantos los comentarios que la pagina se cayo y lo tuve que publicar en Facebook. Los comentarios negativos volaron. Uno tras otro condenando lo que escribí, a los pastores que le abrieron un espacio al mundial en sus congregaciones y a mi persona.

Leyendo los comentarios me doy cuenta que las personas en contra de lo que escribí defienden una posición doctrinal. Defienden lo que “creen que creen”. O dicho de otra manera, defienden lo que “creen que Dios cree”.

Leer la Biblia, sin tomar en cuenta el “contexto” de cuando y a quien se escribió puede ser muy peligrosa.

Algunos de los ejemplos, (hablando de los comentarios mas comunes de la semana pasada) es Hebreos 10:25 que dice No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos…”.

Este versículo es usado y abusado para condenar a las personas para no faltar a la iglesia el domingo. Lo curioso es que cuando se escribió esto, los cristianos no se podían juntar. No podían tener reuniones dominicales porque estaban siendo perseguidos. Se juntaban en grupitos, en casas, o como podían, pero no en una reunión dominical. Entonces… ¿Que significa este verso? Saque usted sus conclusiones. No estoy diciendo que no vayan el domingo a la congregación, simplemente que su significado es mas profundo que ir o no un domingo a la iglesia.

Otro ejemplo muy mencionado en los comentarios es cuando Jesus expulsa a los mercaderes del templo. ¿Por qué se disgustó Jesús? Estaban negociando con los animales a sacrificar. Estaba negociando con la representación misma de Jesus. Era un súper negocio. Cuando alguien iba a ofrecer un sacrificio Anás, Caifás y otros sacerdotes exigían que los animales fueran sin mancha alguna. Tenían personal que inspeccionaba que así fuera. Cuando los animales no habían sido comprados en el Templo encontraban pretexto para regresarlos y así podían vender sus animales a precios muy elevados.

En la misma historia Jesus cambia el paradigma de “Templo” diciendo “Derriben este templo y en 3 días lo levantare”. No estaba hablando del edificio, sino de su cuerpo. Coincide totalmente con lo que dijo Pablo en Hechos 8:17 donde escribe que Dios no habita en templos hechos de manos. Coincide totalmente con toda la idea del nuevo testamento sobre la morada del Espíritu Santo. Nosotros somos el templo donde Dios habita. Cuando se termina la reunión y nos vamos, la Iglesia se va con nosotros, porque nosotros somos la Iglesia. El edificio donde nos juntamos es solo eso, un edificio.

Creyendo esto, por ejemplo, a mi en lo personal no me causa conflicto el abrir una congregación en un bar. De hecho Central, la iglesia a la que pertenezco, tiene dos en Florida. En la mañana rentan los lugares y se reúnen cerca de 600 personas a escuchar la palabra de Dios en cada congregación y en la noche son bares operados por sus dueños, en el mismo lugar.

Por lo mismo no me causa un conflicto el pasar un partido de fútbol en donde nos reunimos. La Iglesia somos nosotros. Es cuestión doctrinal.

Estos son solo dos ejemplos de muchos que puedo mostrarte.

La doctrina es una serie de creencias e ideas que sirven como guía en la vida practica. De nada le sirve a las personas aprender doctrina si no tiene una aplicación en el día  a día y en la toma de decisiones. Cuando solamente es un credo bien aprendido de memoria (“yo creo… yo creo…”), pero no brinda nada en su persona o en la vida practica, es solo letra muerta.

Al igual que a todos, he sido discipulado, he tenido mentores y personas que me han enseñado lo que entienden o creen que dice la Biblia. Una de mis necesidades natas ha sido el saber porque creo lo que creo. Por eso fui a estudiar a una escuela de Teologia. Aun sigo asombrandome cuando me encuentro a mi mismo con algo que no sabia de la Biblia o entendía diferente.

¿Que creemos entonces y porque lo creemos? Es una buena pregunta que todos debemos hacernos. Ser sincero no es suficiente porque puedes estar sinceramente equivocado.

En el otro extremo del espectro de comentarios, están los insultos a mi y a mis amigos pastores. “Ignorantes”, “Pastores light”, “Pastor de mier…”, y demás comentarios de cristianos. Comentarios que no leerás porque simplemente los borro y baneo a los que los ponen. Lamentablemente esto también refleja su doctrina.

Si tu teología no produce en ti el carácter de Cristo, no sirve para nada.

Tristemente es lo mismo con tu doctrina.

Entonces, ¿Hablamos de lo que paso aquel domingo con el partido a la hora de la reunion o quieres hablar de doctrina?