Mas allá de uno mismo.

En ningún lugar de la Biblia encontraras que a la gente que no conoce a Jesus se le manda venir a la iglesia. Pero a la Iglesia si se le manda ir por ellos.

Ni como personas ni como iglesia podemos llegar a pensar que la vida se trata de nosotros mismos.